Diario Analógico del Camino de Santiago

Version française

English version

El Camino Analógico de OLEÑKA

 Cuéntame, Musa, la historia del hombre de muchos senderos…
Homero. La Odisea

 

Recuerdo bien que era un día tardío de la primavera, o quizás era más bien un día temprano de otoño. Quizás no recuerdo tan bien el día exacto, pero sí recuerdo que el tiempo era propicio para tomarnos esa cerveza fresca con aperitivo de la Pizzería La Margherita en el Pasillo Verde de Madrid. Yo estaba en un mar de llantos contando mis penas laborales a Cédric. Una y otra vez le repetía y me repetía “qué estoy haciendo con mi vida” “siento que estoy en un pozo”, sollozo, tras sollozo, “necesito hacer algo que me limpie de todo esto, necesito un viaje que me ayude a remover toda esta costra que me ha hecho sentirme tan frustrada durante tanto tiempo” “creo que necesito hacer el Camino de Santiago, Cédric”.

Un par de años más tarde, una vida diferente y menos lágrimas realizaré mi primer viaje en solitario. Me pongo en marcha, en caminata rumbo a Santiago de Compostela, rumbo a mi encuentro, rumbo a una aventura que a nivel místico siempre quise emprender y que se ha vuelto proyecto artístico lúdico y fascinante.

Voy a realizar un Diario Analógico del Camino de Santiago.

El Camino Francés según Google Maps

El Camino Francés según Google Maps

 

Me convertiré en una peregrina más en el Camino Francés: 775Kms, 31 etapas, más de un mes caminando  y con el apoyo de Lomography Spain captaré instántaneas y escribiré telegramas cada día para contar mis impresiones de esta nueva aventura.

Un cuaderno, una cámara Fuji Instax Neo Mini conformaran el Diario Analógico y lo podréis seguir día a día a través de esta página. Además me acompañarán también mi HOLGA y una Fisheye.

7 kilos en la mochila y una condición física inversamente proporcional a las inmensas ganas e inspiración de este proyecto.

La segunda semana de mayo desde Saint Jean Pied de Port esta nueva aventura analógica comienza.

 

Bota Diario Brujula

 

Podréis seguir el Diario en esta web día a día. Además, en mi blog de viajes Born To Be Around The World, en la página de Lomography y siguiendo al Proyecto Analógico en Instagram, en Facebook y en Twitter. Y #elcaminoanalogicodeolenka

 

¡¡¡¡Ultreia!!!!

Olenka during a trekking in China

Diario Analogico del Camino de Santiago

 ©Banner central Cédric Hernandez.

 

Las Casas del Camino

Version française

 

San Juan de Ortega - La ruina

San Juan de Ortega – La ruina

 

PERDER

I
VIAJAMOS POR EL NORTE

Viajamos por el Norte con la esperanza
de creer de nuevo en la humedad,
por valles donde la lluvia garantiza
la belleza y un cierre falso de heridas
y ventanas. Vemos casas y más casas
centelleantes de abandono y misterio.
La hierba crece en su interior y no confirma
vida alguna. Donde antes recias puertas campesinas
quedan goznes transparentes y un giro perpetuo
que se ganó la costumbre. Fantasmas hubo
pero murieron de obviedad y de hambre.

In the middle of...I

No puedo leer otra cosa. Percute
el abandono en clave de abandono.
Tejados, balaustradas, muros maestros
resabiados en el gesto del derrumbe
como hacen sin duda las rocas por todo
el mundo y nadie sabe descifrar
su actitud digna y pendenciera.
Pero la pizarra es piedra dramática…
lo recuerda todo, humildemente.

In the middle of...XIV

Me comentas un detalle constructivo.
Tu mirada reanuda cualquier cosa.

La esperanza sentenciada aún
más me entristece: esa sábana tendida
que delata un cuerpo o dos cabalgando
los objetos del desastre. Pero nadie.

Son las ruinas. Tan unánimes conmigo.

Julieta Valero. En: Los heridos graves.

Las Casas del Camino surge como un micropyecto en Flickr, pero se convirtió rápidamente en una conjunción de búsquedas compartidas, de analogías inquietas en las historias de los muros ruinosos, las casas abandonadas y el paso del tiempo. En esta galería me encontré con Julieta Valero y junto a ella construí esta composición galería-poema.

Julieta ya me había acompañado en el Diario Analógico del Camino de Santiago llenando de poesías los comentarios de mi día a día. Una luciérnaga se volvió en mi camino y ahora da la bienvenida a mis colaboraciones con otros artistas, todo un lujo, muchas gracias.

Las Casas del Camino (Galería completa en Flickr)

Los ojos de Santa Lucía…

Version française

English version

A Celia, nacida un día antes de mi llegada a Santiago…por todo el mar que tendrás condensado en ti, ¡bienvenida!

image

Fuera, está atardeciendo.
Veo en la ventanilla del tren mi reflejo, se mezcla con los colores del atardecer.

-¡No me lo puedo creer! Casi se me escapa, es tan pequeña como hermosa.
-¡Bravo! -gritaron los franceses.
-Trop forte ! -exclamó Cédric- sólo te llevó diez minutos encontrarla…

La leyenda urbana nos fue contada por una señora, previo interrogatorio. ¿Qué es lo que buscaban ella y su grupo de amigos en la orilla de la playa?…son conchas que se fosilizan en forma de espiral y pueden encontrarse en ciertas playas, como en la Bahía de Paulille donde nos encontrábamos. “Son los ojos de Santa Lucía y si los encuentras tendrás buena suerte”.

No tardé en lanzarme a la aventura de buscarlos. No tardé en encontrar uno.
Me sentí dichosa.

Allí en el mar el sol anunciaba el mediodía.
Veía en las transparencias del agua mi reflejo que se mezclaba con la luz del sol y con el fondo del mar lleno de piedras y peces de colores.

El agua templada del Mediterráneo, el mismo en el que años atrás chapoteaban Dalí y García Lorca lavaba mis pies de peregrina.

“Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.”

Al mismo mar que vio Machado en sus últimos días le conté una y otra vez mi Camino. Por si estuviera desabrido yo le di sal de mis ojos, esa que brotaba a borbotones “porque no me hallo”, “porque no me veo”.

…fue así como atendiendo a que “el Camino te da lo que necesitas” yo no tardé en encontrar la mirada que me faltaba.
-La tuve que apretar con fuerzas, la ola estuvo a punto de llevársela, pero aquí la tengo, es tan pequeña como hermosa…

Era el día de despedir la ausencia de la realidad cotidiana…después de un pequeño descanso era hora de volver a casa.
Me quité el rosario de San Francisco, lo besé.
Me quité la medallita de la Milagrosa, la que me dieron las monjas en Carrión de los Condes, la besé.
Me quité la cruz Tao, aquella de Villares de Órbigo, la besé.
Descolgué la cinta de la Virgen del Pilar de la mochila, la besé. Tanto igual con la manita que me encontré mientras caminaba.
Descolgué la concha…
Observé todos y cada uno de mis amuletos y los guardé.

Respiré profundo.

Vi el mar a través del ojito diminuto que me había encontrado…el mismo mar en el que García Lorca chapoteó poemas y Dalí dibujos de dimensiones paralelas, el mismo mar que intentó dar un respiro a Machado aunque ya fuera demasiado tarde, el mismo mar sobre el que se dibujaba mi nuevo Camino…
…allá en el fondo, más allá de la bruma…
…allá…a lo lejos…: París!

Santiago y los días que siguen…

Version française

English version (to come)

 

wpid-santiago-y-los-dias-que-siguen.jpg.jpeg

 

…en un largo recorrido de tren he comenzado a deshacer, con el corazón pequeñito, todos aquellos kms. que hice caminando. Cada pueblo que pasamos, cada vez que veo un camino me pregunto si por aquí pasé.

…al fondo los molinos de viento siguen moviendo sus aspas, sin parar. El cielo sigue teniendo estelas de “hasta el infinito y más allá”…y yo sentada aquí, des-ando…

Los días en Santiago pasaron volando y fueron un presente progresivo de encuentros y lágrimas de felicidad bajo el lema “lo lograste”. Llovieron el albariño y las lágrimas en la misma proporción y Santiago parecía engalanado, más que de costumbre, si eso fuera posible. Antes he estado en esta ciudad y nunca me pareció tan luminosa, tan llena de rincones especiales.

Todos en nuestra nebulosa volábamos de un encuentro a otro, de un abrazo a otro, de una copa a otra…y entre los momentos mágicos que nos regalaba la ciudad y el auténtico gozo que sentíamos, todo adquirió un color pletórico. Pero, en estos días, también comenzaron las despedidas, incluyendo la mía, del Camino, de la gente, de Santiago.

…los molinos parecen tan cerca…el tren ya casi llega a Burgos, así de fácil, en 7 horas ha desandado algo que a mí me llevó más de tres semanas, son sus noches, sus días, sus risas, sus lágrimas…

El paisaje de Castilla parece haber cambiado, ahora parece seca, árida, llana, una meseta interminable…pero yo te vi en tus verdes Castilla, yo te vi…

En mi tren es casi imposible conciliar la paz. Uno habla de forma grandilocuente y excesiva sobre las penas del país, “Felipe González hizo de los derechos de los trabajadores papel para limpiarse el culo”, su tono, sus palabras, su lenguaje, lastiman mis oídos y me pregunto si estoy preparada para volver al mundo real…ese que ha seguido girando mientras yo me encontraba ensimismada…entonces añoro con profunda melancolía mis días llenos de contemplación por los caminos verdes.

El tren acelera, no sé a cuántos kms por hora va…pero es demasiado rápido para que yo asimile que vuelvo al mundo real…ese que ha seguido girando mientras yo me encontraba ensimismada.

Los molinos siguen moviendo mis aspas. Me recuerdan todos los pasos que di bajo su sombra. Me recuerdan que con cada paso mi espíritu crecía hacia dentro y hacia fuera, en la búsqueda de todo eso que ya no quiero en mi mundo.

Los molinos siguen moviendo sus  aspas y me recuerdan que la fortaleza adquirida estando expuesta en el Camino es lo que se necesita para insertarse en el mundo real…ese que ha seguido girando mientras yo me encontraba ensimismada.

Pienso en el atardecer que vi en Finisterre ayer. Ese que, hermoso en su totalidad, me sirvió como despedida de todos esos días caminando…

Respiro a sabiendas de que vuelvo a la que ha sido mi casa durante los últimos años: los brazos de Cédric. Allí buscaré consuelo para este despecho, allí contaré mis historias una y otra vez, allí buscaré les mots d’amour para que la vie en rose sea una realidad…allí estaré feliz de haber vuelto…

wpid-sweet-home.jpg.jpeg

Día 38…Día 0…

Version française

English version (to come)

 

De O Pedrouzo a Santiago de Compostela.
20kms. 4,5h.

 

Olenka in Santiago

*

¡Bienaventurada eres, peregrina, porque has descubierto que el Camino comienza cuando se acaba!
Bendiciones del Peregrino

*

El buen recuerdo
José Hierro

Aquel momento que flota
nos toca con su misterio.
Tendremos siempre el presente
roto por aquel momento.

Toca la vida sus palmas
y tañe sus instrumentos.
Acaso encienda su música
sólo para que olvidemos.

Pero hay cosas que no mueren
y otras que nunca vivieron.
Y las hay que llenan todo
nuestro universo.

Y no es posible librarse
de su recuerdo.

*

wpid-día-38.jpg.jpeg

Durante cuántas etapas pensé, cómo podré expresar la felicidad cuando llegue a Santiago de Compostela…sabía que me quedaría en blanco, las palabras son finitas.

38 días después, 775kms recorridos, España cruzada de un extremo al otro…hoy llegué al Km.0 de mi aventura.

He estado expuesta en todos los sentidos. Siendo mujer en mi soledad, siendo piedra pequeña frente a la naturaleza e incluso en lo más íntimo de mi diario.

Como soñaba llegué al Obradoiro sin nadie conmigo, aunque no sola, demasiada gente maravillosa conocí, todos esos seres queridos y amigos que me han acompañado, y como diría la abuela: Mateo, Marcos, Lucas, Juan y ahora Santiago…

Más de 150 fotos instantáneas, otras cientos por revelar, montones de páginas de mi diario escritas, todo esto hoy configura mi Compostela.

Mi cuerpo se volvió mi aliado y me permitió vivir un nuevo nacimiento…atrás en los cientos de cuestas, montañas, llanuras andadas quedaron los temores y la pesadumbre, allí los dejé, no para que se fueran con otro peregrino, más bien para que allí se queden y se diluyan con el viento.

Heme aquí, lista para el encuentro con mi próxima aventura, esa con la que hace mucho tiempo sé que tengo una cita pendiente, no sé su nombre ni su forma pero sé que estoy lista.

Heme aquí, delgada en peso pero con los ojos obesos de tanto que han visto.

Heme aquí siendo.

Heme aquí entendiendo que Santiago no es el final de un Camino sino el comienzo de una nueva forma de andar.

Heme aquí viviendo.

*

wpid-día-38-2.jpg.jpeg

Las Gracias

Mi Camino, esta hermosa aventura tiene en el corazón algunos agradecimientos que hacer…

A esa fuerza abrazadora, arrolladora y sublime que no me ha desamparado y me llena de pasión por la vida. Esa energía en la que decido creer desnuda de religiones e imposiciones y que reconozco en los pequeños milagros de la naturaleza y dentro de mí misma llenándome de luz y amor.

A todos aquellos peregrinos que formaron parte de mi Camino y me permitieron formar parte del de ellos. Que me cuidaron, consolaron, cuando lo necesitaba o que rieron mis chistes, admiraron mis fotos, degustaron mis platos…En especial: Isabella (Pto. Rico), Carlo (Italia), Jorge (España), Marcia (Grecia-Australia), Franca y Angela (Italia), Olivier (Francia), Quique, Silvia, Moncho y Fina (España), Angelo y María (Portugal), los Suizos lindos, Masuko y Masuro (Japón), Marco (Italia), el Team Calavera: Marga (España), Joao (Portugal), Micael (Bélgica), Tim (USA), Carolina (Colombia), Elio (Italia), Leopold (Polonia); Shun y Yutaka (Japón), Suzanne (Alemania), Gianine (Holanda)…a todos les deseo que tengan un Camino dichoso  y una vida bonita, ojalá nos volvamos a ver.

A todos aquellos hospitaleros voluntarios que cuidaron de mi Camino, esos que en tanto te ven llegar te quitan la mochila del hombro, te curan los pies, te abrazan con fuerza al despedirse, los que me hicieron sentir como en casa, los que me abrieron los ojos para que mirara más allá de la guía…a todos esos que mantienen vivo el espíritu real del Camino y lo siguen dignificando con su presencia.

A todos los familiares y amigos familia, a todas vuestras oraciones, rezos, peticiones, buenos deseos, poesía, palabras de ánimo, habéis sido como luciérnagas en los momentos de oscuridad. Gracias por haber estado aquí, por haberos dejado tocar, reír, llorar con esta aventura.

…y finalmente agradezco y en esto va mi dedicatoria del Camino a Cédric Hernandez, mi compañero de vida, de viajes, de aventura. Gracias por amarme y amar este proyecto sin mezquindad, incluso a sabiendas de lo mucho que te habría gustado pisar las mismas tierras conmigo. Gracias por volverme tu prioridad, por darme consuelo cuando desfallecía y por impregnarme de esa fuerza lobezna que se enfrenta a todo. Gracias por dejarme ser no tu Ítaca sino tu aventura porque tú eres la mía…

*

…y aunque sigo pensando como The Kinks “no sé dónde estaré mañana”, mi soundtrack ha cambiado.

Un abrazo para todos y buen camino.

¡Dame la mano  y vamos a darle la vuelta al mundo!

Sigo caminando…

Día 37…Día -1

Version française

English version

 

De Ribadiso do Baixo a O Pedrouzo
22kms. 4horas. (A 20kms de Santiago)

image

…aquel día en el que defendí mi tesis de grado o la de maestría…aquel día en el que me gradué en el Aula Magna…aquel día en el que me casé…en el que me bauticé…

Hoy he pasado el día teniendo una sensación similar a la que tuve el día previo a todos esos eventos. Los momentos en los que anduve sola me volvía un cúmulo de lágrimas, añoranzas y nervios.

Aunque yo intentara, en un acto de rebeldía, no mirar los kms, me acercaba cada vez más y más…

La ansiedad colectiva se siente en el ambiente. Casi todos se levantan a las 4:00. Todos quieren estar cerca. Empecé a temer volverme como todos, si llegaría a la misa, si estaría a tiempo….en…en…en…etc…
Me obligué a cumplir mi etapa sin hacer kms demás por salud corporal. 22kms eran suficientes y tenía ganas de llegar a Santiago en una etapa más, como ha sido cada día. Pero no he podido evitar entrar en la vorágine.

Respiro. Pienso en la manera en la que el Camino me ha tocado. Me percato de que igual no tengo las respuestas a todas las preguntas existenciales, a todas las cuestiones trascendentales…
Tantas veces ha pasado por la cabeza la imagen de la llegada.

Respiro. Pienso en la frase “Deja que Santiago llegue a ti”, la repito en mi cabeza, la retengo en mi corazón.

Respiro una y otra vez. Busco la paz de los árboles, la quietud de los recuerdos hermosos. Dejo que el cansancio haga su trabajo y relaje mi cuerpo.

Respiro…mañana llegaré a Santiago.